domingo, 25 de junio de 2017

"la ignorancia competente"

          Leyendo un artículo en el diario El País (23/06/17) sobre el auge  de disciplinas no avaladas por la ciencia y la promoción de pseudociencias, como en el caso de la defensa de la morfopsicologia en un programa de TVE dirigido por J. Cárdenas, se puede constatar que la ignoracia se vuelve competente. En dicho programa se defendía la falsa teoría de que el autismo está relacionado con el uso de las vacunas. Otro ejemplo lo tenemos con el auge del coaching, en el que cualquier persona que realice un curso de fin de semana, ya se encuentra capacitada para orientar y aconsejar sobre procesos mentales y sobre la personalidad de los deportistas.
          En el libro de J. Whitmore (Coaching- el método para mejorar el rendimiento de las personas), padre de dicha disciplina, se puede constatar la falta de rigor científico y la confusión existente en numerosas afirmaciones que se realizan, como por ejemplo, que la motivación es parte de la emoción, o el rechazo a la positiva influencia  del aprendizaje vicario en el desarrollo de las personas. Cuando los principios fundamentales  de la intervención se basan en la obviedad y la sensatez, acompañados de falta de contenidos relacionados con el comportamiento humano y del  rechazo a los mismos, como en el caso de coaching, podemos  afirmar que estamos ante una disciplina pseudocientífica.
         No solo el individuo puede aprender por sí mismo, sino también con ayuda de los demás. Podemos mencionar el caso del golfista S. Garcia, que estuvo 16 años rechazando el entrenamiento mental y gracias al padre de su compañera sentimental, entrenador de fútbol americano, cambió de mentalidad. O en el caso del conocimiento de las relaciones entre la dificultad percibida y el grado de confianza, cuestión desconocida para la inmensa mayoría de deportista y entrenadores ya que, en mis 40 años de experiencia en el alto rendimiento,  sólo he conocido un caso de adecuada asociación; en el resto era  inadecuada y errónea. De ahí se deriva la importancia de hacer partícipe de este tipo de conocimientos, en el camino de la excelencia, a deportistas que lo ignoren.